En alguna ocasión todos hemos pensado en cómo queremos que se nos recuerde cuando no estemos aquí. ¿Cuál será mi legado?¿Con qué imagen se quedarán mis familiares? ¿Estarán bien?. Estas son algunas de las preguntas más frecuentes, que difícilmente podemos responder por ahora.

En Don Legado sabemos que la vida es más corta de lo que nos gustaría y que hay momentos en los que hay que despedirse de seres muy queridos, por lo que nos esforzamos en ayudar a las familias a sobrellevar lo mejor posible esta situación y hacer que se unan y se necesiten más que antes.

Eso si, en este momento en el que te planteas como hacer las cosas bien, te vamos a contar cuál sería la planificación ideal de una sucesión en vida, facilitando así los trámites a nuestros descendientes y evitando que se generen conflictos entre ellos, que por desgracia ocurre habitualmente.

  1. Acerca a tu Familia: Lo primordial y por lo que empezamos la planificación es crear un clima de cercanía, unión y complicidad familiar. Propiciar reuniones familiares donde todos los herederos se encuentren, recuerden los buenos momentos, disfruten de la familia… en definitiva, cuidar las relaciones familiares y evitar distanciamientos o desapego.
  2. Conversaciones Transcendentales: Tienen que haber conversaciones transcendentales entre la familia, se debería de poder hablar con claridad de estos temas entre vosotros. Lo ideal es hablar con los descendientes y manifestar tu intención de hacer un testamento y lo que realmente quieres que suceda cuando no estés. En este punto salen a la luz los pensamientos de todos los miembros y se produce una situación que refuerza la relación familiar conjunta y deja claros todos los puntos que puedan llevar a conflicto en los años venideros.
  3. Recurrir de la Mediación: Si esto no es posible, o la conversación no genera conclusiones, es aconsejable comenzar una mediación familiar. Este proceso trata de generar un acuerdo que satisface en la medida de lo posible a todos los componentes del grupo. Se ve necesaria la mediación como medida de prevención de problemas en el futuro, como herramienta para mantener la unidad familiar intacta y para evitar que se genere un procedimiento judicial costoso y largo.
  4. Testamento: Una vez alcanzado un acuerdo y con todas las cartas sobre la mesa, ya se puede realizar un testamento para garantizar tus voluntades, cuidando los intereses de toda la familia. Además, se pueden realizar cuantos testamentos necesites, ya que el posterior revoca el anterior.
  5. Preparar el Material: ¿Y si además del testamento deseas dejar a tus familiares una carta escrita, fotos, documentos o un video? Imagina poder consolar a tus familiares cuando no estés, puede resultar muy grato para ellos poder leer una carta tuya, un video donde les consueles y saques esa personalidad tuya tan característica o simplemente un par de fotos con dedicatorias. Todo este material será depositado en cajas de seguridad en bancos. Existe la posibilidad de realizar un seguro sobre este material en el caso de que sean joyas u objetos de valor.
  6. Lápidas y Urnas: ¿Y si ahorras a tu familia el mal trago de elegir y lo haces tú por ellos? Así podrás elegir el modelo que más se identifique contigo y facilitar a tu familia el duelo.

Con todos estos pasos, te aseguramos que tu Legado quedará exactamente como tú decidas y que tu familia solo tendrá que pasar el mal trago de perderte, que como imaginas, no es poco.

En Don Legado somos especialistas en gestionar tu sucesión, protegemos tus bienes y derechos, además de ayudarte a que cuides de tu familia.

WhatsApp chat